Skip to content

Noroc Contemporanul

Noroc Contemporanul

Noroc (Fortuna) es un grupo musical moldavo soviético fundado en los años 70 del siglo XX por el compositor, músico y cantante Mihai Dolgan. El proyecto, original y moderno, casaba armoniosamente lo lírico con acordes duros y metálicos (Șapte căni Siete jarras), el folk con el rock, pero, sin embargo, no respondía de manera adecuada a las aspiraciones ideológicas de su tiempo que exigían que la cultura fomentara entusiasmo, optimismo y dedicación al trabajo acabando por disgustar a la censura que decidió disolverlo en un momento de pleno éxito.

Reorganizado años más tarde, obtiene el permiso de funcionar con el nombre de Contemporanul (El Contemporáneo).

Empieza su nuevo recorrido de forma no menos espectacular y en breve se convierte en la principal plataforma de lanzamiento para los jóvenes talentos de la República Soviética Socialista de Moldavia. He aquí unos cuantos: Iurie Sadovnic, Ion Aldea-Teodorovichi, Nina Gorbani, Ion Suruceanu, Ricu Vodă, Stefan Petrache.

Los ritmos que ofrece Contemporanul son completamente nuevos e innovadores, distintos de lo que el público había sido educado a escuchar hasta entonces. Eléctricos y tiernos a la vez, llegan rápido a corazones jóvenes y adultos. Chicos melenudos que visten trajes blancos, tocan guitarras, trompetas y saxófonos; chicas, envueltas en vestidos largos, del mismo color cantan moviéndose ligeramente sobre los escenarios improvisados en las plazas de los pueblos. Algo inesperado para una audiencia sencilla, no acostumbrada a asistir a espectáculos de ese tipo. The Beatles soviéticos los llamaban los que escuchaban música occidental.

El grupo musical Noroc Contemporanul a lo largo de su historia, que sigue vigente aún hoy, ha funcionado como una banda al estilo latinoamericano.

Las guitarras eléctricas suenan como nunca han sonado hasta entonces en Moldavia; Lloran. "En 1969 -comenta en ruso un internauta- yo empecé a aprender a tocar la guitarra tras haber escuchado De ce plang chitarele" (¿Por qué lloran las guitarras?), tema llevado, decadas más tarde, a las cumbres del reconocimiento mundial por O-Zone.

Esas guitarras tienen nombre y apellido, se llaman Alexandru y Anatoliy Cazacu y han dado vida también a temas parecidos por su lirismo Cântă un artist (Canta un artista), Dialog (Diálogo) De ce te mai iubesc? (¿Por qué te amo aún?, Nu se poate (No podemos estar tristes)

Los cantantes alaban en sus composiciones la belleza de la tierra natal (Primăvara Primavera, Frumoasa mea patrie Mi bella patria), algo obligatorio en esa época, sobre todo para los artistas regionales. El campo moldavo era uno de los más fértiles de todo el espacio soviético. La producción agrícola era enorme, muy variada cuya calidad estaba fuera de cualquier duda y por tanto sumamente apreciada en las grandes ciudades y capitales de la Unión Soviética.

El grupo musical Noroc Contemporanul a lo largo de su historia, que sigue vigente aún hoy, ha funcionado como una banda (În grădina lui Ion En el jardín de Ion) al estilo latinoamericano. Sus integrantes, además de instrumentistas, eran también unos cantantes excelentes. De hecho su primera gira, antes de ser disuelto, había sido planeada por Latinoamérica.

Algunos de los artistas que integraron la banda, incluido su fundador Mihai Dolgan, ya no existen -también han fallecido muchos poetas que crearon versos, Grigore Vieru, Petru Zadnipru, Anatol Ciocanu, Dumitru Matcovski, Simion Ghimpu-, y el contexto social y político de hoy en Moldova es completamente diferente, no obstante, y a pesar de todo la trayectoria del grupo sigue gracias al trabajo de la esposa y compañera de su creador Lidia Botezatu, a su hijo Radu Dolgan y a artistas como Irina y Anatol Bivol, entre otros.

La drum (En camino)

Zboară clipele (Vuelan los instantes)

Mărioară (Mariita)

Ce rost are (No vale la pena)

Toamnele (Los otoños)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: