Skip to content

En busca del café perdido

 

image

por Ştefan Ştefureac, 12˚B

Coordinadora: Flavia Sima

Este año aprendemos por la mañana, desde las 7 y media hasta las 2 y media. Cada mañana es interesante, porque puedes observar las fisonomías de tus compañeros.

Los primeros alumnos que entran en el perímetro de la escuela son Stefan y Gabriel, dos chicos que llegan a las 7 y cuarto – 7 y 20 minutos. Cada día, antes de entrar en la escuela, los dos chicos encuentran a 2 compañeras que duermen en sus coches. Ellas tienen coches y te explican que llegan tan temprano (6 y media-7) para poder aparcar. Pues… ¿cuál es la utilidad del coche si todavía tienes que llegar una hora antes al colegio?

En fin, después de 5 minutos entran nuestros compañeros.

Los primeros que entran son los alumnos normales. Te saludan cordialmente, les  puedes preguntar sobre deberes, libros, y en general puedes hablar sobre cualquier cosa, no sólo sobre “manele”, maquillaje o cómo emborracharse más fácil. Seres sociables y tranquilos.

Después, entra el grupo de los fumadores. No saben saludar, huelen a humo de cigarrillos y a café. Todos llevan un vaso de plástico con café en la mano derecha, y tienen las bocas abiertas…No sé por qué… Son especialistas en fútbol, cigarrillos (¿cómo no?), como emborracharse con agua fría…También, te pueden contar, sin vergüenza, lo que han hecho la noche pasada, te explican cómo fumaron.

Luego, entran las “chiquitas”, con los labios enrojecidos, también con sus cafés en plástico. Si haces contacto visual con ellas, existe la oportunidad de que te saluden.

Después, entran 5 chicas extrañas. Tienen la mirada hacia el suelo, para que no las puedas saludar. Por no hablar mucho con estas personas…puedes olvidar sus nombres.

Y, finalmente, (“que toquen los tambores”)- el “Último mohicano”- Liviu. Cada día llega tarde a las clases. Aparece con su cara alegre, que quiere decir algo como “Disculpe, profesora, por llegar tarde”.

¿He mencionado, también, que en las pausas, no hay más de 7-8 personas en la clase? No sé dónde se esfuminan mis compañeros… pero están presentes en los pupitres cuando llega el profesor.

Así que…el 80% de la clase tiene café en diversos vasos, con diferentes aromas, imaginaros que en la clase huele como en una cafetería.

image

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: