Skip to content

El efecto de Michelle Obama en la moda

Agota todo aquello que luce, relanza la carrera de diseñadores y potencia los nuevos talentos. El poder de la Primera Dama de Estados Unidos es imparable.

50 minutos. Es el tiempo que tardó en agotarse un vestido amarillo firmado por Narciso Rodríguez. La responsable de este revuelo no fue otra que Michelle Obama al lucir dicha prenda para asistir a uno de los discursos de su marido sobre el Estado de la Unión. A pesar de ser muy cara, más exactamente 1.825 euros, las existencias de esta pieza de la colección otoño-invierno del creador (a la venta en la tienda online Neiman Marcus) desaparecieron en menos de una hora.

160113102444-michelle-obama-sotu-dress-2016-super-169-830x467

No es la primera vez que la Primera Dama provoca este efecto con su vestuario. La carrera de la cubana Isabel Toledo fue relanzada después de que la mujer del Presidente de Estados Unidos escogiera varias de sus prendas para asistir a diversos actos oficiales, y la web de Asos agotó un vestido a cuadros después de que apareciera con el puesto en una imagen abrazando a su marido que dio la vuelta al mundo a traves de Twitter.

obama_ok--644x483

Pero si hay un diseñador al que le une una relación especial eso es Jason Wu. Sus ventas crecieron de forma considerable tras la aparición de la Primera Dama de Estados Unidos con uno de sus vestidos en la investidura de su marido en 2009, con tal éxito que repitió encargo para el baile de la segunda toma de posesión de Barack Obama.

Michelle-Obama-Jason-Wu-Red-White-Dress-2013-2009-Inuguration-ball--644x483
Jason Wu, responsable de los dos vestidos más famosos que ha lucido Michelle Obama.

1 thought on “El efecto de Michelle Obama en la moda

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: