Skip to content

Reflexionar sin comprender demasiado y sin poder resolver nada en definitiva

(Fragmento de la novela de Ramón J. Sender "La aventura equinoccial de Lope de Aguirre")

La vida de aquellas gentes desde que nacían era una especie de deslumbramiento del que no acababan de salir en todo el tiempo de su existencia. Es decir, que llegaban al día de su muerte si haber comenzado siquiera a comprender nada. Cuando nacían veían caudales inmensos de agua que tomaba distintos colores, entre los que predominaba el amarillo dorado. Veían al lado una selva poderosa y llena de misterio, con rumores siniestros durante el día y una algarabía infernal e inextricable durante la noche. El dios implacable de la vida y la muerte era visible y perceptible -volcanes lejanos que hablaban por el estruendo de sus erupciones y por los terremotos-, las tormentas diarias desde la Navidad hasta avanzado agosto con rayos y truenos, lluvias torrenciales y un sol aplastante mantenía en un estado de asombro a los hombres.

...continue reading "Reflexionar sin comprender demasiado y sin poder resolver nada en definitiva"
%d bloggers like this: